miércoles, 19 de mayo de 2010

Diego se quedó chuiquito, chuiquito


Lástima del hoy secuestrado Diego Fernández de Cevallos, que tenía con qué para ser un estadista y se quedó en un vil abogadillo venal y un político irrelevante y oportunista. Nunca se distinguió Diego por hacer aportaciones ideológicas, legislativas o políticas verdaderamente trascendentales. Hombre dueño de un excepcional carisma, conocedor del derecho y buen polemista, virtudes que dentro de una clase política integrada mayoritariamente por analfabetos y retrasados mentales basta para destacar- fue un personaje interesante, pero nunca un estadista.

¿Cuáles son las aportaciones políticas sustantivas de DFC? De acuerdo que un líder no tiene por qué ser neceariamente ideólogo o académico, pero el señor fue legislador, ¿Cuáles fueron sus pincipales aportaciones legislativas? ¿Qué instituciones construyó? Como líder, ¿Cuáles fueron sus méritos reales? Chente Fox es prácticamente un ranchero analfabeto, pero tuvo el valor de no amilanarse y sacó al PRI de Palacio Nacional. Eso hizo que pasará a la historia, nos guste o no. ¿Cuál fue la actitud de Diego como candidato presidencial, sobre todo cuando las encuestas lo beneficiaban tras su buen desempeño en el debate? ¡Esconderse!

Diego fue una figura divisiva dentro del PAN. Como legislador muchas veces trabajó teniendo en cuenta sólo los intereses particulares de sus clientes y benefactores, se rajó (por extrañas razones) en los comicios del 94, estuvo mezclado en oscuros negocios como abogado. Amaba el billete y la frivolidad.

Su única aportación susantiva a la democracia en este país fue su participación en la construcción del IFE y negociar alguna otra reforma importante en la época de Salinas. Pero nada más, y el tipo prometía para mucho. Ninguna ley trascendente o reforma constitucional fue creación o iniciativa suya, sin omtir que algunas de sus famosas "concertacesiones" fueron bastante oscuras. Como legislador se ponía al servicio del mejor postor.


Era frívolo, frívolo, frívolo.


Se quedó chuiquito pese a tener cualidades indiscutibles de liderazgo. Pudo haber dado 10 y se quedó en tres. Lástima.

2 comentarios:

René dijo...

Muy bien documentada tu reflexión. Pero por más documentada que se pretenda hacer algo, simepre algo nos falta.
Alguna otra que otra reforma ¿¡WTF!?
Las más importantes del siglo XX en México.
La reforma religiosa y de la propiedad ejidal. Nomás.
De cuando el PAN de Carlos Castillo Peraza, de Luis Álvarez, y de Diego Fdez. conseguían ‘cosas’. Conseguían cambiar al país.

El Oso Bruno dijo...

René:

Tienes razón en aquilatar alto la trascendencia de las refomas constitucionales en las que Diego participó. Evidentemente, un político que sabe negociar y sacar adelante la chamba legislativa sin atrincherarse a ultranza vale mucho. Un Diego vale más que 100 pejelagartos. Pero insisto: Diego prometía para mucm más que unsimple negociador razonable.