domingo, 17 de mayo de 2009

Vlad Tepes. ¿Empalador empalado?


El brutal y sangunario Vlad Tepes III, el famoso Voivoda de Valaquia que inspiró, en alguna medida, al personaje famoso de Bram Stoker, era un reprersor sexual. Raro en alguien a quien le encantaba empalar a enemigos, criminales amigos y a cuanto cabrón se le atravesara, casi, casi.
Como es bien sabido, a este personaje le encantaba empalar a sus enemigos. Sin embargo, era un gran reprimido sexual. Como es bien sabido, la forma favorita de ejecución de Vlad fue, sin duda alguna, el empalamiento. Para realizarlo se utilizaban dos caballos que tiraban de cada una de las piernas del condenado mientras introducía una estaca más o menos afilada por su cuerpo. El final de la estaca solía estar bañado en aceite, a manera de lubricante, y se tenía cuidado de no afilar demasiado la estaca para no producir una muerte demasiado repentina que evitara el sufrimiento. El palo o estaca solía ser introducido por el trasero. Con el peso del condenado la estaca penetraba, poco a poco, el cuerpo del condenado hasta que salía por la boca. La muerte por empalamiento tardaba horas y, a veces, días en llegar. Además, los cuerpos permanecían allí durante meses, a pesar de la descomposición. Claro, el empalamiento el único método de tortura o ejecución de Drácula. Otros de sus métodos eran clavos en la cabeza, cortar los labios, cegar, estrangular, quemar, cortar narices y orejas, mutilar los órganos sexuales, arrancar la cabellera, arrancar la piel, exponer a los elementos o a animales salvajes, hervir vivas a sus víctimas un un tan largo como imaginativo etcétera, pero o suyo, lo suyo era empalar.
Sin embargo, pesar de que usaba este método de obvias connotaciones eróticas, Vlad era un gran represor (y reprimido) sexual. Vlad impuso a sus "felices" gobernados un estricto código de conducta sexual que proscribía la prostitución, el adulterio, el homosexualismo y el sexo pre marital. Obviamente, los castigos eran inicuos. Las mujeres que no eran castas, las doncellas que perdieran su virginidad, las esposas adúlteras o las viudas que no respetaban la memoria del finado eran empaladas con estacas al rojo vivo que introducía por su vagina. A los gays primero les arrancaba los órganos genitales y despues venía la empaladita anal (con una estaca, se entiende).¿Por qué Vlad tendría esta fijación con las empaladas y, al mismo tiempo, odiaba todo lo que fuese alegre sexo? Se me hace que al Empalador se lo empalaron, y por eso. Sí, resulta a los 13 años su padre, Vlad II, decide luchar junto a los turcos (sus enemigos tradicionales), frente a los húngaros y, como prueba de ello envía a sus hijos Vlad y Radu como invitados-rehenes a la corte del sultán. Allí pasa 4 años hasta que su hermano Mircea y su padre son asesinados por los húngaros. En aquel momento, el príncipe de Valaquia era elegido por los nobles de entre los miembros de la familia real. Dicha familia tenía dos clanes rivales: el de los Danesti y el de Vlad y su padre. Con la muerte de Vlad II los húngaros consiguen poner a un Danesti como príncipe marioneta. Los turcos deciden entonces armar a Drácula y le dan soldados para que acuda a Valaquia a reclamar su trono. Cosa que consigue. Pero ya para entonces....bueno, los otomanos no se andaban con chiquitas. Se me hace que los turcos se lo han de haber empalado hasta por las orejas. De ahí su fijación al palo y su odio al sexo
Se afirma que en 1462 podría haber asesinado a 100,000 personas. Dejaba todos los cuerpos empalados en la entrada a la capital, de manera que todo el mundo contemplara el castigo que podrían sufrir y, para asustar a posibles invasores. El "bosque de los empalados", le decían a tan ingrato espectáculo.
Otras anécdotas de Vlad (tomados de la estupenda novela La Historiadora, de Elisabeth Kostova, una profunda investigación sobre la vida y muerte del Drácula original).
Mensajeros turcos: A unos mensajeros turcos les preguntó que por qué eran tan irrespetuosos y no se sacaban el turbante en muestra de respeto ante su presencia. Los mensajeros respondieron que no acostumbraban a hacerlo. Vlad decidió reforzar sus costumbres y los devolvió a Estambul con los turbantes clavados a los cráneos, para que nunca se los sacasen.
El comerciante:Un día, un comerciante florentino se presentó en su castillo para denunciar que le habían robado una bolsa de monedas de oro. El príncipe le dijo que volviera al día siguiente. Cuando el mercader retornó al día siguiente, los ladrones y todos los miembros de sus familias estaban empalados en el patio de castillo. Frente a ellos, Vlad en su trono y la bolsa robada.Entonces el Empalador le pidió al comerciante que contara las monedas de la bolsa, para comprobar si faltaba alguna. El aterrorizado extranjero las contó cuidadosamente, y probablemente demasiado asustado para mentir, musitó finalmente:-Sobra una.Vlad le contestó:-Tu honradez te ha salvado. Si hubieras intentado quedártela, habrías acabado en la estaca más alta, junto con éstos.
Las caravanas de comerciantes: Ocurrió que unas caravanas de comerciantes alemanes en su ruta desde Serbia hasta Hungría no llegaron a pararse en Valaquia y comerciar con Vlad. Éste, al enterarse de la falta de respeto hacia él y su pueblo, mandó capturar las caravanas y asesinar a los 600 comerciantes que las componían exceptuando a dos, a uno de ellos le sacó los ojos y a otro le cortó la lengua y les hizo volver con las cabezas de los comerciantes a Serbia y las estacas que había utilizado para empalarlos.
El monje empalado: Un día cuando Vlad paseaba con un monje junto al famoso bosque de empalaos, éste le dijo que el hedor era insoportable, pero se lo dijo en tono de sorna, mu mamón. Vlad le miró con ojos incendiarios y ordenó que lo empalaran en el palo más alto que hubiera. Cuando el monje ya estaba empalado el príncipe le preguntó " ¿Allá arriba hueles mejor, o prefieres un palo más alto, cabroncito?"
El voivoda Dan: Otra de sus acciones fue la muerte al voivoda usurpador Dan, a causa de que éste quiso derrocar a Vlad del poder de Valaquia. Dan fue obligado a cavar su propia tumba y a limpiar la estaca que se iba a utilizar en su ejecución (previamente embarrada en excremento) con la lengua .
Los monjes mendigos: Cuando Vlad fue de visita a un pueblo de Valaquia, vio como dos monjes le pedían limosna. El príncipe les preguntó que por qué pedían limosna si podían vivir sin penurias colaborando en cualquier iglesia y éstos le respondieron que mendigando podrían saber si iban a entrar o no en el reino de los cielos, a lo que Vlad les dijo "faltaba más, esa duda se las quito de inmdiato" y ¡Palo!
La copa de oro: También puso en la plaza de la capital de Valaquia, Tirgoviste, una copa de oro para que todo el mundo bebiera de ella, con la advertencia de que aquel que la robara se sometería a la justicia del príncipe. Huelga decir que durante los años de su reinado nadie osó robar la copa de oro. Al lado de la copa puso un cofre abierto adornado con zafiros y rubíes que siempre estaba lleno de zanahorias para que qien pasara pudiera mitigar un poco el hambre. Al lado del cofre, el implacable letrero que rezaba "Tú dirás que prefieres: zanahoria o palo

2 comentarios:

E.V. dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJA.... Ay... la época pre-derechos humanos...

Nunca he leído la "verdadera historia" de Drácula (tan verdadera como puede ser). ¿Alguna primera sugerencia?

El Oso Bruno dijo...

Lee La Hitoriadora. Buenísimo libro.