sábado, 23 de mayo de 2009

Vean la diferencia entre ex presidentes


Me acabo de enterar que se suicidó el ex presidente de Corea del Sur, Roh Moo-hyun, cuyo malhadado mandato de cinco años conoció más fracasos que éxitos e incluso no estuvo exento de escándalos de corrupción, mismos que mancillaron la reputación presidencial. El ex mandatario saltó por un acantilado mientras hacía senderismo cerca de su casa. En su nota suicida, Roh dijo que la vida le era "difícil" y se disculpó por "hacer sufrir a demasiada gente".

Roh, un ex abogado de derechos humanos autodidacta quien por medios propios salió de la pobreza para alcanzar la presidencia de la nación, se enorgullecía de sus antecedentes limpios en un país con una larga historia de corrupción. Fue presidente de 2003 a 2008 por la agrupación de izquierdas Uri (no Geller). Pero su mandato no fue exitoso y, para colmo, al final del mismo se vio afectado por un escándalo de soborno, el cual es ridículo comparado con como se las gastan en México los presidentes. El mes pasado, los fiscales estatales interrogaron a Roh durante cerca de 13 horas sobre acusaciones de que aceptó casi seis millones de dólares en sobornos de empresarios sudcoreanos durante su presidencia, acusaciones que lo avergonzaron profundamente."No tengo cara para mostrarme ante la gente. Lamentó decepcionarlos", dijo un emotivo Roh el 30 de abril antes de hablar con los fiscales. Hoy decidió limpiar su honor con el suicidio
¡Qué diferencia con la colección de ex presidentes gañanes, delincuentes, pusilánimes y frívolos que tenemos en México! ¡Años luz separan al honorable y digno caballero Roh de nuestras alimañas! Mientras aquí un expresidente protagoniza uno de los ridículos más infamantes de nuestra historia política, allá un ex presidente que se siente deshonrado por haberse visto involucrado en escándalo que en México no pasaría de ser rutina para cualquier alcalde, diputadillo o politiquete de quinta decide llegar al extremo de quitarse la vida y pedir disculpas públicas a su país.

Se necesita tener una condición moral titánica para hacer lo que hizo Roh. ¿Se dan cuenta ustedes de la distancia entre la integridad y sentido de la honorabilidad que hay entre el surcoreano y nustros mequetrefes ex gobernantes?

Por eso, hoy afirmo:

DESCANSE EN PAZ, HONORABLE SEÑOR ROH MOO-HYUN.


Qué su impecable ejemplo cunda por todo el mundo

1 comentario:

Geraldina dijo...

No Oso en nuestro México surreal si se suicidan dirán "fué para escapar de la justicia porque ya no tenía fuero"