martes, 26 de mayo de 2009

Sesenta años de la RFA



"Niemals Mehr" (Nunca más) Bajo este imperativo categórico, pronunciado por Carlo Schmid, nacía hacía 60 años la Grundgesetz, la Constitución que fundaba la República Federal Alemana. Y les pido no confundir a Carlo Schmid con Carl Schmitt, el idólogo del Estado totalitario, no sean tarugos. La RFA era entonces n nuevo Estado democrático destinado a convertirse en una gran potencia se levantaba sobre las cenizas de un país destrozado por la Segunda Guerra Mundial, dividido en dos bloques por los aliados y bajo las sombras de uno de os peores dramas del siglo XX: el nazismo. Sesenta años después, los alemanes han vuelto a descubrir su orgullo nacional la semana pasada al conmemorar el 60 maniversario de la promulgación de su Constitución y para reiterar su vocaiócin democrática. Nunca más un presidente tendría la posibilidad unilateral de nombrar un canciller. Nunca más el Parlamento podría derogar los derechos fundamentales, como sucedió bajo el régimen de horror impuesto por Adolf Hitler.
Nunca más un partido contrario a la Constitución llegaría al poder. Después de largos debates, el 23 mayo de 1949 el Senado ratificó el texto que ya había aprobado el Parlamento y la Grundgesetz entró en vigor en la Alemania Occidental. Este nuevo país, sin embargo, no estaría completo hasta 1989, con la caída del muro de Berlín y la anexión de la parte Este. No confundirse: la reunificación no dio paso a un nuvo estado, sino que el sector oriental ingresó a la ya existente República Federal de Alemania.


Y por eso es que 2009 será un año de celebraciones, porque coinciden los 60 años de la República Federal con los 20 de la reunificación (cuyo aniversario será en noviembre). La Burgerfest, la fiesta de los ciudadanos en honor a la Constitución, se realizó frente al escenario de las grandes ocasiones: la Puerta de Brandeburgo, donde fue instalado un gran escenario en el que la Staatskapelle (la orquesta de Berlín), dirigida por el argentino-israelí Daniel Baremboim, entonó la Novena sinfonía, de Beethoven. A lo largo de toda la tarde, varios conciertos callejeros de rock se alternaron bajo un agradable sol de primavera. ". El tránsito en el centro de la ciudad fue restringido para dejar espacio a las casitas de madera tan típicas de los mercados navideños (Weinahtmarkt) ¡Que nostalgia me da! Los berlineses se mezclaron con los turistas, que en esta época del año recorren cada rincón de la ciudad, cuyas cicatrices históricas siguen siendo visibles. El Berliner Post calcula que medio millón de personas participaron de los festejos.



Mientras la ciudad festejaba, los diputados del Bundestag (el Parlamento) y los representantes de los Länder (las regiones) se reunieron en el edificio Reichstag (sede legislativa) para elegir al presidente. El actual mandatario, el conservador Horst Köhler, fue reelegido en primera vuelta por 613 de los 1224 miembros de la Asamblea Federal, formada por los 612 diputados del Bundestag y otros tantos representantes de los 16 estados federados. Poco chiste, la candidata de la oposición roji-verde era una loquita de nombre "cisne" (Schwan).



Durante las últimas semanas, la prensa trajo a la memoria las figuras clave de estos 60 años. Además de Carlo Schmid, uno de los padres de la Constitución, recordó a Konrad Adenauer, el primer canciller y responsable del milagro económico; a Willy Brandt, quien pidió perdón de rodillas por el Holocausto, y al polémico Helmut Kohl, canciller de la reunificación. El Spiegel publicó una interesante colección de fotos, algunas de las cuales adornan esta entrada.

1 comentario:

Geraldina dijo...

Lovely!
;-)

date una vuelta por www.german-times.com