martes, 17 de marzo de 2009

El Oso Bruno se ríe de...

.... los "intelectuales" que se indignan de las "campañas ateas y antireligiosas" que, según ellos, han desatado pensadores como Richard Dawkins y quienes inocentemente, promueven la leyenda de "Probablemente Dios no existe, asi que mejor ponte a disfrutar la vida". Estos snobs denuncian irónicos la existencia una especie de "Evangelismo ateo" o de "Fervor ateo". Pero lo cierto es que son las religiones organizadas las que hacen campañas muy concretas para limitar la libertad de la gente e imponer sus puntos de vista. Desde los años ochenta las iglesias evangleistas han ampliado su influencia en los medios de toma de decisiones en Estados Uniidos para tratar imponer sus visiones al resto de la sociedad. El Vaticano se entromete constantemente en los procesos legislativos europeos (la ocasión más reciente y escandalosa, en Italia con el caso de la eutanasia) Ocioso sería recordar la forma en que la Iglesia procura dictar jurídicamente sus normas en México y América Latina, y del islam en Asia, ni hablar. Los objetivos de estas campañas son muy concretos: impedir el derecho a decidir de las mujeres sobre la interrupción del embarazo, ilegalizar la eutanasia, atacar los derechos de los gays, reprimir las formas de familia alternativas, y un largo etc. Es por eso que los ateos iniciamos estos esfuerzos para divulgar nuestros puntos de vista y compensar las campañas agresivas de las iglesias. Nada de estos datos duros e incontrovertibles es tomado en cuenta por los críticos del ateísmo que milita en defensa propia, pero cuando un señor da conferencias sosteniendo posiciones ateas, o cuando un grupo de ateos se atreve a poner una leyenda que decie "probablemente Dios no existe" como legítima reacción a las agresivas y permanentes campañas de las religiones organizadas...... ahh, entonces si, a desgarrarse las vestiduras y denunciar la campaña contra las sacrosantas religiones. ¡Qué pena de intelectuales! Por cierto, la semana pasada sucedió esto en la Ciudad de México:




"La inicua campaña atea internacional, destinada a tratar de desterrar a Dios de las buenas almas y corazones de los creyentes, ha perpetrado uno más de sus actos inmisericordes y bestiales. Un joven, seguramente mal influenciado por los superficiales e infames escritos de Richard Dawkins y otros protervos divulgadores de la campaña atea, estrelló su automovil contra la estatua de SS Juan Pablo II recientemente inaugurada en la avenida Insurgentes. Estas son las consecuencias de permitir que los ateos tengan la osadía de externar y divulgar sus opiniones."

4 comentarios:

Geraldina dijo...

Quién escribió tan boba opinión sobre el borrachazo? Le ofendió más al tío ese que el "borrachín esquiva alcoholímetros" se estrellara contra Juan Pablo que atropellara y matara a un policía? Eso nos habla de las prioridades de los católicos.

En fin.

Que mi comentario iba más bien hacia lo de los ateos y la campaña atea. Personalmente me parece que el ateísmo o agnosticismo no es compatible con la dogmatización de ninguna creencia o des-creencia, de manera que institucionalizar o dogmatizar la libertad me parece no sólo absurdo, sino contradictorio. Esa campaña me parece más bien una provocación infantil.
Si yo no creo en algo y me molesta que quienes creen en algo o alguien me quieran imponer sus dogmas, es contradictorio que para defenderme oponga los míos.
Si el principio liberal (à la Popper) sería el de la crítica en lugar del dogma, entonces no es contradictorio dogmatizar la crítica??

Pedro Aguirre dijo...

Pus sí, Geraldina, eso mismo me gustaría que se lo explicaras a un tal Aurelio Asáin en Facebook.

Edgar dijo...

¿No crees en Dios?

Aurelio Asiain dijo...

Más bien deberías leer bien lo que escriben tus comentaristas. Geraldina dice lo mismo que yo: "Esa campaña me parece más bien una provocación infantil. "