lunes, 28 de abril de 2008

Socialdemócatas Insolidarios e Hipócritas


La ley recientemente aprobada por la Asamblea de Representantes del DF (impulsada por el estupendo diputado liberal Xiuh Tenorio -liberal él, que no su partido-) protege la salud de nosotros los fumadores pasivos. Sobran los estudios científicos que demuestran el daño que los señores fumadores nos hacen con sus cigarros, por eso es que las naciones más avanzadas han limitado los derechos de los fumadores activos. Tu derecho termina donde empieza el mío, esa es la más elemental norma del derecho que quienes son abogados deberían conocer y considerar sagrada.

Ahora resulta que los dirigentes del Partido Socialdemócrata (todos muy queridos amigos míos) buscan ampararse contra esta ley. Bueno, pues déjenme decirles un par de verdades a los políticos socialdemócratas que buscan ampararse contra esta agraciada ley. Es un hecho científica y reiteradamente comprobado que los fumadores activos PERJUDICAN GRAVEMENTE LA SALUD de quienes somos fumadores pasivos, sobre todo de los niños. Es por eso que la mayor parte de los países miembros de la Unión Europea y varios de los principales estados de la Unión Americana mantienen una prohibición muy estricta respecto a fumar en espacios públicos, mismos que, como su nombre lo indica son de todos. Seguramente socialdemócratas tan enterados como los nuestros conozcan algunos de los extensos informes médicos que llevaron a estas naciones a aplicar esta medida extrema.

Ahora bien, (y suplico públicamente a los dirigentes socialdemócratas mexicanos que me corrijan si estoy mal en el conocimiento de la ideología que pregonan con tanta devoción) ustedes son miembros de un partido socialdemócrata: social porque en buena medida apela a la solidaridad de quienes vivimos juntos para procurar que todos tengan un mínimo de bienestar, demócrata porque -entre otras cosas- acata las decisiones de la mayoría. La socialdemocracia entiende que no estamos unidos para que pocos se salven y muchos se hundan, sino que acordamos la Unión para conservarnos, protegernos mutuamente, perpetuarnos, perfeccionarnos.

En ese sentido, los amparos presentados por ustedes los socialdemócratas mexicanos contradicen el espíritu de solidaridad básico que debe existir en la sociedad socialdemócrata. No son solidarios con quienes no fumamos y no acatan una decisión mayoritaria, e ignoran de manera flagrante y soberbia evidencias científicas del daño que le hacen a sus congéneres (por cierto, en Europa los socialdemócratas han sido entusiastas promotores de las restricciones a los fumadores, cosa de la que ustedes, desde luego, deben estar muy al tanto ¿O No?).

Queridos amigos socialdemócratas: sus amparos serán lo que quieran, pero no son socialdemócratas. Si apelan exclusivamente a la libertad individual sobre la solidaridad al grupo, pues entonces se acercan al liberalismo en su más pura y fundamentalista concepción No es la actitud de una ideología que se basa en la solidaridad social.

Seamos congruentes


Saludos y gracias por no fumar

2 comentarios:

Roberto Salgado dijo...

Soy fumador y sospecho que estoy a dos minutos del enfisema pulmonar. Reconzco que si yo fumo en un lugar cerrado afecto a los demás. Hasta ahí todo tranquilo (menos lo del enfisema), pero ¿qué ocurre con enfermedades contagiosas? Es decir, ¿qué sanción hay para aquellos que se pasean en lugares concurridos y vías públicas teniendo enfermedades contagiosas al tacto o vía aérea? En una de esas me agarran con defensas bajas y me matan. Y si no, al menos me hacen perder días laborales, etc.

¿Qué hay también para aquellos que usamos telefonía celular? No hay estudios totalmente comprobados de que son dañinos, pero vamos... sabemos perfectamente que dentro de muchos años va a salir algún estudio avalado por todo mundo diciendo que todos estos años nos la hemos pasado dañándonos, sin saberlo.

Pedro Aguirre dijo...

Bueno, Roberto, hay sanciones severas para los que contagian el sida concientemente, y a los enfermos que les detectan enfermedades contagiosas se les recluye en cuarentena, no se si lo sepas.

La comparación con los celulares me parece inapropiado. Nadie te está prohibiendo fumar, tú puedes hacer lo que te de la gana siempre y cuando sea en tu casita. Lo mismo pasa con el celular. En caso de comprobarse esos daños (lo que es una hipótesis, no como lo del cigarro que es una realidad comprobada) nadie te prohibiría usar el celuar si tú quieres, bajo tu responsabilidad. El problema es cuando afectas a terceros.

El problema toral aqui es de solidaridad, de capacidad de vivir en sociedad, de tener responsabilidad con el prójimo y de hasta donde llegan los derechos de la gente. Ya esta comprobado (no es una hipótesis) que tu humo me perjudica, entonces no fumes frente a mi por que me afectas, al igual que si sabes que tienes sida y lo propalas te meten a la cárcel y si se te detecta una enfermedad contagiosa se te somente a cuarentena.

Mucho nos quejamos de nustros pésimos políticos, pero si como miembros de la sociedad no aprendemos a ser solidarios, entonces estaremos irremediablemente perdidos y seguiremos tenideno lo malos gobernantes que nos merecmos. ¡Cómo exigirles que piensen en la sociedad si nosotros no lo hacemos, si vamos por el mundo pensando "yo hago lo que me venda en gana y des
pués de mi, El Diluvio"

Saludos y, ah, Roberto, gracias por no fumar.